El papel de la Superintendencia de Valores es esencial para el buen funcionamiento y la supervisión del mercado bursátil.

Este organismo se encarga de vigilar todas las actividades comerciales relacionadas con la bolsa de valores, asegurando el cumplimiento de la Ley de Mercado de Valores, códigos y reglamentos. Su objetivo es garantizar una operación justa y transparente de la bolsa, los agentes corredores, las casas corredoras de bolsa, y los emisores de títulos valores, además de supervisar la tributación de los rendimientos obtenidos.

«cada inversión que hagas es un paso más hacia un futuro financiero sólido y transparente»

Jorge Mario Garcia España

La Superintendencia de Valores desempeña un papel crucial en la protección de los inversionistas, asegurando que el mercado sea accesible y seguro para todos los participantes. A través de su rigurosa supervisión, contribuye a la estabilidad y la confianza en el sistema bursátil, promoviendo un entorno de inversión saludable y dinámico. Su labor es comparable a la de la SEC (Security & Exchange Commission) en Estados Unidos, la cual regula los mercados financieros y protege a los inversionistas de prácticas desleales, asegurando la legalidad de las transacciones y defendiendo los derechos del inversor.

La importancia de la Superintendencia de Valores radica en su capacidad para crear un marco regulatorio sólido que favorece el desarrollo económico, protege a los inversionistas y mantiene el orden en el mercado de valores. Su actuación es fundamental para el crecimiento sostenible del mercado bursátil y la economía en general, promoviendo la transparencia, la eficiencia y la equidad en todas las operaciones bursátiles.